13 septiembre 2016

PERIODO ADAPTACIÓN EN EL COLEGIO

Estos días estoy "sufriendo" la adaptación al colegio de mi hija pequeña.
Hemos tenido adaptación a la guardería cada uno de los dos cursos que hizo y ahora la adaptación del colegio. Y lo mismo con el mayor. Son 6 años de adaptaciones donde el mes de septiembre es totalmente incompatible la vida laboral y familiar.
Yo este año hablé con la dirección del colegio y les comenté que me era imposible tener un mes de vacaciones en septiembre ( en mi empresa tengo que cogerme 3 semanas de vacaciones en julio y agosto, no me quedan 4 semanas para septiembre, y menos sabiendo que hay que cogerse otra semana o más en navidades y los puentes del colegio). Hasta este año había recurrido a mi madre siempre. Pero entiendo que yo debería ser capaz de trabajar y llevar a mis hijos al colegio, ya reduje mi jornada cuando nació el mayor para poder "conciliar", hermosa palabra que todavía no he llegado a entender.
Me dijeron que la adaptación es buena y necesaria para los niños pero que no estoy obligada a hacerla. El hecho de que no es obligatoría nunca se plantea en los centros y existe un gran desconocimiento por parte de los padres sobre el tema. Hace ya unos años un peródico local trato el tema, podéis ver el artículo aquí. Recalcan mucho las bondades de esta adaptación para los niños y te hacen sentir mala madre por no querer-poder hacerla. Acordamos hacer una semana de adaptación, a partir de la cual la pequeña tendría el mismo horario que su hermano. A las dos pasaríamos a recogerlos después del comedor.
Son muchos los padres que se asombraron de mi decisión, pensaban que era obligatorio y dudaban de que realmente me dejaran hacer la adaptación acorde con mi disponibilidad laboral.
En Navarra la adaptación en los colegios públicos es muy larga, dura 4 semanas y es una pesadilla para la organización de los padres.
Hay padres que se guardan todas las vacaciones para la adaptación, padres que se cogen dos y dos semanas cada uno para cubrir el mes, otros que recuren a los abuelos o familiares, incluso alguno llega a pedir una excedencia.
La primera semana los niños van una hora, la segunda dos horas, la tercera, tres horas y la cuarta semana cuatro horas. De locos ¿verdad? En las guarderías y escuelas de mi ciudad están acostumbrados a que los padres recurran a los abuelos para estas cosas. Las familias solemos vivir cerca y muchos abuelos cuidan de los nietos. En mi caso los abuelos me ayudan y los cuidan pero no a diario.  Son días en los que me surge alguna necesidad y ahí están ellos para echar una mano siempre pero nosotros somos autónomos en la rutina diaria de colegios y trabajos. Para ello yo trabajo de  8 a 14h.
Los colegios concertados que conozco se adaptan en una semana y los privados no hacen adaptación, en la mayoría de los casos.


Mi pequeña es una niña timida de entrada, pero se le pasa en 20 minutos. Entonces empieza a hablar sin parar, a jugar... Este verano probamos un campamento urbano, los dos hermanos fueron 3 horas. En principio niños menores de 3 años no pueden ir, pero hablando con la responsable me comentó que ibamos a probar, que al no llevar pañal y hablar todo y tan claro que no había diferencia con niños un año mayores. Mi hija era la más txiki del campamento. Pero fue feliz desde el primer día, nunca remoloneo para ir en las dos semanas que estuvo  y nunca lloró al dejarla.

Hoy es el cuarto día de la adaptación. La semana pasada la adaptación consistía en ir de 11.30 a 12.45h. Esto supone que ibamos al colegio a las 9, dejabamos al mayor y teníamos que hacer tiempo hasta la hora de entrada de la pequeña. Los tres días me la lleve llorando al coche porque ella quería entrar a las 9 a su nuevo colegio. Cuando volvimos al cole a su hora (cansada de preguntar cuando iba ella a entrar al cole) el primer día entro muy contenta, diciendo adiós y sonriendo. El segundo entró haciendo el trenecito pero lloriqueando un poco. El tercero ya tuve que llevarla a su clase y cerrar la puerta a traición.

Hoy cuarto día entraba a las  9.15 y ha entrado mucho más contenta. Sin llorar, un poco seria pero sin problemas Su clase le gusta mucho, su profesora, su patio, su mochila nueva... espero que ya a partir de hoy la cosa vaya a mejor. Ya sólo queda un día de adaptación y empezará su horario normal, solo de mañana en septiembre, pero se quedará a comer y todo.




Las que tenéis hijos, ¿sufrís la adaptación? ¿Cómo os organizáis? 
¿Conocías el que la adaptación no es obligatoria?

4 comentarios:

  1. Me acuerdo cuando pase las adaptaciones de mis 2 hijos! ambos muy mimosos y con una adaptación un poco larga jaja! y después cuando crecen se integran genial a los grupos, van contentos para ver a sus amigos! como crecen!! a veces dan ganas de detener el tiempo para que no crezcan tan rápido! besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi con la segunda se me ha pasado rapidísimo! Con dos hijos ys no tengo tiempo de pensar en nada y la vida se pasa sin que me dé cuenta... Me da pena dejar atrás la etapa bebé pero es cierto que disfruto mucho más de los niños.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Yo soy maestra de infantil en un colegio publico de Pamplona. En mi colegio la primera semana se acude una hora y media, la segunda tres horas y la cuarta hasta el mediodía. Hay autonomía en los centros para funcionar de diferente manera,con lo cual el periodo varía en función del centro. Está claro que el periodo de adaptación no es obligatorio, al igual que sí beneficioso y recomendable. También hay que decir que en el momento en que los niños y niñas que sí siguen el periodo de adaptación se van a casa, los que no son acogidos en clases de otros cursos, con niños y profesores que no conocen y con los que quizás no vayan a tener contacto (así es en mi centro actual y en otos por los que he pasado). Y desde luego que ésta no es la situación más conveniente para el niño. Como madre he vivido el periodo de adaptación de mi hija (en Escuela Infantil y colegio), y por ella lo he agradecido. Mi marido tuvo que guardar para ello días de vacaciones (que claro está nos hubiera encantado disfrutarlas en familia en cualquier otro momento, la playa siempre es un gran plan), pero pensando en ella se hizo así...para facilitarle un paso al colegio que de antemano (por mucho que conozcamos a la peque) no sabíamos como iba a sobrellevar. Como profesora y madre intento aconsejar, desde mi doble perspectiva, lo que creo que es mejor para un niño y lo que me gustaría para mi hija. Evidentemente, nunca hacer sentir culpables a los padres y a las madres. No es mi trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero que agradezco mucho tu comentario, gracias a ellos el blog crece y yo aprendo.
    El tema del post tiene un gran debate abierto pero a los padres no se nos ha dejado opinar, esa es mi gran queja. No me considero peor madre por reducir la adaptación de un mes a una semana.
    Entiendo que si eres maestra -cada día os admiro más por cierto- tu horario y vacaciones son muy compatibles con los de tu pequeña. Pero el resto de las que trabajamos no tenemos esa suerte.
    Lo lógico sería que la jornada laboral y la del colegio fueran similares de manera que los padres pudieramos recoger a nuestros hijos sin necesidad de reducir jornadas o recurrir a los abuelos.
    Un saludo y muchas gracias !

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

Related Posts with Thumbnails

Seguidores